CURIOSIDADES

Este jardinero británico no construye muebles: los cultiva

¿Recuerdas al final de “The Giving Tree,” , cuando el árbol no tiene nada más que darle a su chico favorito excepto su muñón para sentarse? Algunos piensan que este es un final conmovedor para una historia de amor desinteresado, mientras que otros lo leen y piensan, “Podría hacer que un árbol sea un lugar mucho mejor para sentarse que eso”. Gavin Munro es el segundo tipo de persona.

De la semilla al asiento

En 2006, Gavin Munro comenzó a trabajar en un proyecto que tenía en mente desde hace mucho, mucho tiempo. Empezó a cultivar un bosque de sillas. Cuando decimos que ha estado pensando en ello durante un tiempo, lo decimos en serio. Cuando era un niño llevo un corse para enderezar su espina dorsal retorcida y el pensó que el mismo concepto podría funcionar ciertamente para el cultivo de árboles. Pero resultó que no era tan simple.

En su primer intento de cultivar árboles para sentarse, Munro cometió el comprensible error de empezar desde abajo. Plantó cuatro árboles muy juntos, con la idea de que estos fueran los pies que él injertaría para formar el asiento y el respaldo.

Pero cuando los pequeños árboles resultaron ser demasiado competitivos para crecer tan cerca, se dio cuenta de que tenía que adoptar un nuevo enfoque. Hoy en día, deja que las sillas crezcan al revés y guía una sola rama del árbol hacia el asiento en el que se va a convertir.

No sólo las sillas crecen en la arboleda de Munro. También domina el arte de cultivar mesas de todas las formas y tamaños.

Las lamparas en espiral también han demostrado ser una oferta (relativamente) asequible, a partir de unos 600 dólares. El alto precio es comprensible. Recuerden que un árbol necesita alrededor de 10 años para que crezca y pase de ser de un pequeño brote a una silla pulida y  derecha.

Una tradición muy arraigada

Algunos jardineros intentaron hacer muebles con semillas, algunos de los cuales inspiraron a Munro en su propio viaje. La más notable de ellas es “La silla que creció”, fundada en 1904 por John “Dammit” Krubsack. Dadas las dificultades que se deben haber encontrado para hacer el trono de respaldo alto de madera de haya, Munro dice que entiende perfectamente de dónde debe haber venido el apodo de Krubsack.

Y luego estaba el sucesor inmediato de Dammit, Axel Erlandson. Pero a Erlandson no le interesaban tanto los muebles como el arte, y los increíbles patrones de celosía que sacó de los árboles contradecían casi todas las creencias. Desafortunadamente, murió antes de poder transmitir algunas de sus técnicas, una pérdida que Munro siente profundamente.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar