GOSSIP

¡Brutal! Jorge Javier Vázquez es humillado en su programa. “¡Que os metáis en vuestra casa!”

Tras la activación del estado de alarma por parte del gobierno, Sálvame decidió cambiar temporalmente el formato para tener en cuenta el desarrollo de la pandemia.

Lo que Jorge Javier Vázquez no sospechaba es que se enfrentaría a un médico que le diría las cosas más importantes de su programa dejandole en evidencia.

La pandemia también llega a Sálvame…

El coronavirus ha sido prácticamente el único tema discutido en nuestro país en las últimas semanas. Unos días antes de que se declarara el estado de alarma, los programas de televisión decidieron que debían hacerse sin audiencia, con menos de siete personas por programa.

Pero algo cambió después de que el Presidente del Gobierno anunciara las nuevas medidas para controlar la pandemia, que parecen habernos acompañado más tiempo del esperado.

Sin embargo, y a pesar de las medidas impuestas, varios empleados pusieron en peligro su salud para poder seguir trabajando, y aunque la cadena de Paolo Vasile decidió retirar a todo el público de los programas, algunos de los presentadores parecen haber tomado ya conciencia de la situación.

Para discutir el tema, el sábado Deluxe organizaron un programa dirigido por expertos en salud, pero también contactaron a Jesús Candel, un famoso médico conocido por su trabajo en las redes sociales, a través de Skype.

Apelación al sentido común

En su discurso, Jesús Candel dijo que la realidad que se vive en los hospitales es muy diferente a la de los medios de comunicación: “Los profesionales estamos abrumados y apenas tenemos material suficiente para hacer nuestro trabajo. Los prisioneros no vienen con nosotros… Que están encerrados en casa como anestesistas … Que tenemos que luchar por nuestros pijamas”, dice indignado por la situación.

El tono de la voz de Jesús se hizo cada vez más fuerte, tanto que ni siquiera el propio presentador pudo impedir el acontecimiento: “¡Que se queden en sus casas! Hay personas que tienen coronavirus y que no tienen ninguna patología previa. Son los primeros en equivocarse. Nadie tiene que ir a trabajar. Tú, Jorge, deberías estar solo en el plato y no con tanta gente.

Si quieren explicar las cosas, deberían hacerlo desde casa, como yo lo hice. ¡Quedaros en las casas! No sé lo que estos caballeros te están haciendo. Como era de esperar, estas duras palabras, aunque correctas, causaron un gran revuelo entre los expertos médicos del plató.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar